fbpx

Cómo proteger la piel del fotoenvejecimiento

Estar al sol es fundamental para nuestro bienestar, pero también puede afectar la salud de la piel. ¿Cuál es la mejor estrategia para cuidarse?

Exponerse al sol es indispensable para gozar de buena salud. Por un lado, la piel utiliza la luz solar para generar y activar vitamina D, un componente esencial para la formación normal de los huesos y el correcto funcionamiento del sistema inmune. Por otro, una mayor exposición al sol puede influir en el estado de ánimo y mejorar distintos indicadores de salud mental.1

Sin embargo, algunas veces, los rayos ultravioleta pueden ser muy perjudiciales para la salud de la piel.

En la epidermis (la capa exterior de la piel) hay células que contienen un pigmento llamado melanina. Este pigmento protege la piel de los rayos ultravioleta, evitando que se deshidrate y se queme, y es el responsable del bronceado: la exposición a la luz solar hace que la piel produzca más melanina y se oscurezca.

Pero existe un límite a la protección que la melanina puede aportar.

Una exposición intensa ⏤o extendida en el tiempo⏤ a los rayos ultravioleta puede atravesar la epidermis y alcanzar las capas más profundas de la piel, ocasionando todo tipo de daños a las células. Como resultado, la piel sufre lo que se conoce como fotoenvejecimiento, una aceleración del envejecimiento natural de la piel a causa de la radiación solar.

Los efectos del fotoenvejecimiento no se ven de inmediato. De hecho, pueden pasar años hasta que la piel comience a mostrar signos del daño sufrido, como cambios de coloración, pérdida de suavidad, o exceso de arrugas. Por eso es muy importante protegerse si vamos a estar expuestos durante mucho tiempo a los rayos solares, no solo durante el verano, sino todo el año.

Cómo cuidarse del fotoenvejecimiento

Existen dos maneras de proteger la piel de la exposición a los rayos ultravioleta. Ambas son complementarias y muy importantes, por lo que lo más recomendable es siempre hacer las dos cosas.

La primera es utilizar un protector solar con un factor de protección alto. El factor de protección es un valor que nos permite multiplicar el tiempo de exposición sin arriesgarnos a sufrir daños graves, por lo que si vamos a estar expuestos durante varias horas, lo mejor es elegir el más alto posible. En líneas generales,

  • los factores de 15 a 25 se consideran de protección media;
  • del 30 al 50 son de protección alta;
  • del 50 en adelante se trata de protección muy alta.

El protector o bloqueador solar actúa como barrera protectora entre la piel y los rayos ultravioletas del sol, utilizando filtros para minimizar la cantidad de rayos que llegan hasta las capas más profundas de la dermis. Para hacerlo, utilizan filtros que reflejan la luz ultravioleta y otros que absorben la radiación para evitar que la piel se queme. 

La segunda manera de proteger la piel de los daños ocasionados por los rayos uv es aportarle todos los nutrientes que necesita para combatir los efectos del fotoenvejecimiento. Y para ello, lo mejor es consumir un suplemento nutricosmético basado en colágeno como Suppler CARE.

Los nutricosméticos son suplementos diseñados para estimular la salud de la piel y otros tejidos a través de la nutrición, incorporando vitaminas, proteínas, antioxidantes y otros nutrientes esenciales para el funcionamiento óptimo del organismo. Por lo tanto, son especialmente útiles para combatir el fotoenvejecimiento, sobre todo cuando se los consume de manera regular como complemento a una alimentación saludable.

Suppler CARE en particular es un nutricosmético diseñado para demorar los signos más habituales de envejecimiento en la piel. Su fórmula incluye una serie de nutrientes muy importantes para la salud, como colágeno hidrolizado, ácido hialurónico, vitamina C, coenzima q10, resveratrol, zinc y l-cistina.

Estos componentes actúan en conjunto para recomponer las fibras de colágeno dañadas por la radiación ultravioleta, mejorar la hidratación de los tejidos, y minimizar el estrés oxidativo ocasionado por los radicales libres. De esta manera, ayudan a que la piel tenga toda la materia prima que necesita para mantenerse jóven y saludable por más tiempo.

Dos soluciones complementarias

Como mencionamos arriba, la combinación de protector solar y nutricosméticos es una buena estrategia para minimizar el daño por fotoenvejecimiento. Para conocer qué protector es el más adecuado para ti, puedes consultar a un especialista en dermatología.

En cuanto a Suppler CARE, al ser un suplemento que solo se comercializa a través de profesionales de la salud, puedes ponerte en contacto a través del botón debajo si necesitas adquirir uno, o quieres más información acerca de cómo sumarlo a tu centro de estética.

Referencias

1. Beecher, Mark E. et al.; Sunshine on my shoulders: Weather, pollution, and emotional distress. Journal of Affective Disorders, Volume 205, 2016. https://doi.org/10.1016/j.jad.2016.07.021

WhatsApp chat